Pensar Lo Pensado | Plebiscito en Chile?
645
post-template-default,single,single-post,postid-645,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Plebiscito en Chile?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales creó una nueva situación política que se caracteriza porque más del 50 % de los votantes manifestaron claras preferencias por cambios políticos, económicos y sociales en el país, que implica la posibilidad de abandonar el régimen neoliberal impuesto por la dictadura cívico-militar pinochetista que domina aún a Chile.
Hoy día existen condiciones para conquistar una democracia económico-social y político-ideológica que satisfaga las amplias necesidades de nuestro pueblo. Estos resultados de la primera vuelta deben asegurarse en las próximas elecciones que deben realizarse el 17 de diciembre. Existe una mayoría para conseguirlo. La tarea es asegurar las confianzas necesarias y la unidad política entre la gente del Frente Amplio y de la Nueva Mayoría que votó por Guillier. Tarea no fácil porque hay desconfianza, y son proyectos distintos a pesar de las coincidencias.
Se busca tanto en sectores del FA como de la NM generar un proceso político que devuelva el poder constituyente al pueblo, su verdadero titular. El propio Guillier lo anunció recientemente. Señaló que si el proceso de nueva Constitución que propone la Presidente Bachelet al Congreso es rechazado por éste, si es elegido Presidente llamaría a un plebiscito para abrir las puertas a una Asamblea Constituyente.
Pero la nueva Constitución, de acuerdo a Fernando Atria de la NM y Carlos Ruiz del FA, debe tener como objetivo no sólo cambiar la Constitución pinochetista, sino que sea capaz además de sacar al país del neoliberalismo, y en su reemplazo, crear una sociedad solidaria y democrática. Estos intelectuales proponen que para asegurar el paso a un nuevo tipo de sociedad, se debe constitucionalizar la salida del neoliberalismo.
Esto significa en primer lugar, devolverle al pueblo las decisiones que se deben tomar sobre los destinos políticos de Chile, asegurando que sea la democracia y no el mercado que dirija el futuro del país. En segundo lugar, se debe superar el carácter subsidiario del Estado, que lo ha reducido a su expresión mínima, debilitando con ello también a la democracia. Y en tercer lugar, garantizar derechos sociales en las diversas áreas de la sociedad chilena, entre ellas educación, salud, previsión, habitación, y libertades de información, entre otros.
Recuperado el poder constituyente por el pueblo, éste puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente con el fin de transformar el Estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico, y redactar una nueva Constitución que permita que todas las transformaciones en beneficio popular que se han realizado o que se realicen en el nuevo gobierno, sean irreversibles.
La nueva Constitución creada por el poder constituyente debería ser capaz de construir un sistema de beneficios sociales permanentes para el pueblo, que implique la lucha contra la pobreza, asegurar el derecho gratis y de calidad a la salud pública y a la educación pública, a la habitación. Derechos medioambientales. Terminar con el endeudamiento de las familias por créditos usureros de la banca para financiar los estudios de sus hijos. Respeto a los derechos y dignidad de los pueblos originarios. Crear un sistema previsional de reparto, terminando con las actuales AFPs. Implementar un Seguro Universal de Salud con cargo a la cotización obligatoria. Limitar la reelección de los cargos públicos y someterlos constantemente a evaluación popular. Industrializar el país, fortaleciendo la pequeña y mediana industria. Todos estos derechos, y otros, deben ser constitucionalizados para evitar que sean suprimidos por gobiernos ocasionales de derecha.
La constitucionalización de los derechos del pueblo en una nueva Constitución que reemplace a la pinochetista, crearía una sociedad más justa que garantice la democracia en Chile.

Jaime Yanes Guzman
[email protected]
Sin comentarios

Publicar comentario