Pensar Lo Pensado | Economía y complejidad
659
post-template-default,single,single-post,postid-659,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Economía y complejidad

 

Un resumen del libro de
Fritjot Capra
“Sabiduría insólita”
Todos los autores mencionados son citados en este libro.
1. Enfoque cartesiano

La actual economía está basada en el consumo material ilimitado, en la competencia excesiva y en la reducción de todo lo cualitativo a cuantitativo. Este enfoque no es viable a largo plazo, y se derrumbará tarde o temprano.
La economía actual es un residuo de la forma de pensar del siglo diecinueve, incapaz de resolver cualquiera de los auténticos problemas de la actualidad.
Es una economía fragmentaria, reduccionista y se limita a análisis puramente cuantitativos, negándose a ver la verdadera naturaleza de las cosas.
Los autores extienden la acusación de fragmentación y falta de valores a la tecnología moderna que priva a las gentes del trabajo útil y creativo que mayor placer les proporciona, sustituyéndolo por abundante trabajo fragmentario y enajenados, del que no disfrutan en absoluto.
Capra denuncia que las instituciones sociales son incapaces de resolver los principales problemas de nuestra época, por el hecho de aferrarse a los conceptos de una visión anticuada del mundo, la visión mecanicista de la ciencia del siglo diecisiete.
Tanto las ciencias naturales como las sociales y las humanidades se han ajustado al modelo clásico de la física newtoniana, y las limitaciones de esta visión del mundo son ahora evidentes a múltiples aspectos de la crisis global.
Existe una fragmentación del pensamiento económico (Fritjol Capra: Sabiduría Insólita, 279-87) Henderson plantea que el paradigma cartesiano está arruinado. En última instancia, nuestros problemas económicos, políticos y tecnológicos son consecuencia de la inadecuada visión cartesiana del mundo y del estilo masculinista de nuestras organizaciones sociales.
“Tanto si las denominamos “crisis energéticas”, “crisis ambientales”, “crisis urbanas”, como crisis demográficas”, deberíamos reconocer hasta qué punto están todas arraigadas en la crisis más amplia de nuestras percepciones limitadas e inadecuadas de la realidad”.
Capra en el Punto Crucial: “La tesis básica de este libro es que (los problemas principales de nuestra época) son todos facetas de una misma crisis única y que dicha crisis es esencialmente una crisis de percepción”.
Henderson: Critica la fragmentación del actual pensamiento económico, la ausencia de valores, la obsesión de los economistas por el crecimiento económico incondicional y su olvido de nuestra dependencia del mundo natural.
Extiende su crítica a la tecnología moderna y recomienda una reorientación profunda de nuestros sistemas económicos y tecnológicos, basada en la utilización de recursos renovables y la atención a la escala humana.
Henderson (citado por FC en SI): El hecho de que la economía se halle en un callejón sin salida, se debe a que está arraigada en un sistema ideológico ahora anticuado y que necesita una profunda revisión.
Henderson: La base fundamental de su crítica la constituye la asombrosa incapacidad de la mayoría de los economistas para adoptar una perspectiva ecológica. La economía, aclara, no es más que un aspecto de la textura ecológica y social global, que los economistas tienden a dividir en fragmentos, haciendo caso omiso de la interdependencia social y ecológica.
Adam Smith y la economía (FC:SI, 301)
Smith: Basó su teoría económica en los concepto newtonianos del equilibrio, las leyes del movimiento y la objetividad científica. Imaginó que los mecanismos equilibradores del mercado operarían casi instantáneamente y sin fricción alguna. Pequeños productores y consumidores se reunirían en el mercado, con el mismo poder y la misma información. La “mano invisible” del mercado guiaría los intereses individuales para la mejora armoniosa de todos, equiparando “mejora” a la producción de bienes materiales.
Henderson y Smith: Una información perfecta y libre para todos los participantes en determinada transacción, una movilidad completa e instantánea de obreros, recursos naturales y maquinarias desplazados, son principios que se infringen en la mayoría de los mercados actuales.

2. En foque complejo
Schumacher (FC:SI, 249-259) Fomentaba una economía no violenta que cooperara con la naturaleza en lugar de explotarla. Subrayaba la importancia de la escala humana, la calidad, “el trabajo bien hecho”, una economía de la permanencia basada en sólidos principios ecológicos y en “una tecnología con rostro humano”.
Planteaba introducir explícitamente valores en el pensamiento económico.Critica a los economistas por no saber reconocer que toda teoría económica se basa en cierto sistemas de valores y en cierta visión de la naturaleza humana.
Schumacher: “La idea de un crecimiento patológico, un crecimiento malsano, un crecimiento perturbador o destructivo, es (para el economista contemporáneo) una idea perversa cuyo florecimiento no debe permitirse”.
El crecimiento infinito del consumo material en un mundo finito es una imposibilidad.
Los sistemas naturales son auto equilibradores, auto ajustadores y auto limpiadores. La actual ideología económica y tecnológica no reconoce ningún principio auto limitador.
“La sabiduría exige una nueva orientación de la ciencia y la tecnología hacia lo orgánico, lo dócil, lo no violento, lo elegante y lo hermoso”.
Capra describió la visión del mundo que veía emerger de la nueva física, con su énfasis en la interconexión, las relaciones, las pautas dinámicas y los cambios y transformaciones permanentes, señalando además que otras ciencias deberían cambiar su filosofía subyacente en consonancia, a fin de ser consecuentes con esta nueva visión de la realidad.
Schumacher señaló que estaba de acuerdo con el llamado de Capra a la transformación cultural. Estamos llegando al fin de una época; necesitamos su cambio fundamental.. Pero no creo –señaló- que la física pueda ofrecernos orientación alguna en este sentido.
Schumacher señaló la diferencia entre lo que dominaba “ciencia de la comprensión” y “ciencia de la manipulación”. La primera a menudo ha recibido el nombre de sabiduría. Su propósito es la iluminación y la liberación del individuo, mientras que el propósito de la segunda es el poder.
Durante la revolución científica del siglo diecisiete, el propósito de la ciencia dejó de ser la sabiduría para pasar a ser el poder.
El propio conocimiento es poder –citando a Francis Bacon- y señaló que desde entonces la palabra “ciencia” había quedado reservada para la ciencia de la manipulación.
La eliminación progresiva de la sabiduría ha convertido la rápida acumulación de conocimientos en una gravísima amenaza. La civilización occidental se basa en el error filosófico de que la ciencia es la verdad, y la física ha dado origen a dicho error y lo ha perpetuado. La física nos ha metido en este problema.
Sabemos que sobre lo que digamos sobre la naturaleza será expresado en términos de modelos limitados y aproximativos, y parte de esta nueva comprensión es el reconocimiento de que la nueva física es un simple componente de una nueva visión de la realidad que está emergiendo ahora en muchos campos.
Capra: La física, no obstante, todavía podía ser de utilidad para otros científicos a menudo reacios a adoptar un marco ecológico holístico por miedo a resultar acientíficos. La evolución reciente de la física podía mostrarles a dichos científicos que el marco en cuestión no era en absoluto acientífico, sino que, por el contrario, se ajustaba a las teorías científicas más avanzadas de la realidad física.
Schumacher y calidad: Reconoce la utilidad del énfasis en las interrelaciones y el pensamiento procesual de la nueva física, pero no veía cabida para la calidad en una ciencia basada en modelos matemáticos.
Schumacher y calidad: Insiste en que hay que poner en tela de juicio el concepto global de los modelos matemáticos. El precio que se paga por ese tipo de modelos es la pérdida de la calidad, que es lo precisamente lo que más importa.
La nueva física denota un cambio desde los bloques elementales aislados, o las estructuras, a las pautas de relaciones.
Capra y calidad: El concepto de una pauta de relaciones parece de algún modo más próximo a la idea de calidad. Y tiene la sensación de que una ciencia cuyo interés primordial lo constituyan las reyes de pautas dinámicas interdependientes, estará más cerca de lo que Schumacher denomina “ciencia de la comprensión”.
Schamacher y la ciencia: La orientación que se necesita para resolver los problemas de nuestra época no se pueden hallar en la ciencia. La física no puede ejercer ningún impacto filosófico, porque es incapaz de asimilar el concepto cualitativo de niveles altos y bajos de ser. Con la afirmación de Einstein de que todo es relativo desapareció la dimensión vertical de la ciencia y, con ella, la necesidad de cualquier valoración absoluta del bien y del mal.
Lo que vemos depende de cómo miramos; las pautas de la materia reflejan las pautas de nuestra mente.

3. Economía, ecología y política (FC:SI, 260-67)
Necesitamos un sistema ideológico completamente nuevo para resolver nuestros problemas económicos, y en la actualidad no se dispone de ningún modelo económico apropiado.
Schumacher y la tecnología apropiada: Es aquella que en lugar de destruir a la gente, estuviera a su servicio. En los países del tercer mundo, lo que se denomina “tecnología intermedia” sería la forma más apropiada.
La tecnología intermedia es simplemente el dedo que señala la luna –dice Schumacher utilizando la conocida expresión budista-. No se puede describir propiamente la propia luna, pero se puede señalar en términos de situaciones específicas.
Schumacher señalaba que todo cuanto cualquiera necesite realmente puede producirse de una forma muy simple y eficaz, a pequeña escala, con un capital inicial muy reducido y sin agredir al medio ambiente.
El concepto de complementariedad (la unión dinámica de los polos opuestos) es fundamental para la comprensión de la vida. El quid de la vida económica –según Schumacher- y de la vida en general, es su necesidad constante de una reconciliación viviente de los polos opuestos.
Schumacher: Las sociedades necesitan estabilidad y cambio, orden y libertad, tradición e innovación, planificación y libre albedrío.
Hazel Henderson:
Henderson: afirma que “la economía no es una ciencia, sino simple política disfrazada”.
Capra: Conforme estructuraba meticulosamente las múltiples interconexiones entre la economía, la ecología, los valores, la tecnología y la política, se abrieron nuevas dimensiones en mi comprensión y tuve la gran alegría de descubrir que mi proyecto adquiría una nueva textura y profundidad.
Henderson: El producto nacional bruto que mide supuestamente la riqueza de determinada nación, se obtiene sumando indiscriminadamente todas las actividades económicas relacionadas con valores monetarios y haciendo caso omiso de todos los aspectos no monetarios de la economía.
Henderson: Beneficio: El concepto de riqueza “debe ser desposeído de sus actuales connotaciones de capital y acumulación material, para ser redefinido como enriquecimiento humano”, que “beneficio” debe ser redefinido de modo que “solo signifique la creación de auténtica riqueza, en lugar de ganancias privadas o públicas adquiridas a costa de la explotación social o ambiental.
Este autor señala que “La economía ha colocado en un pedestal nuestras predisposiciones menos atractivas: el afán adquisitivo, la competencia, la glotonería, el orgullo, el egoísmo, la cortedad de vista y la simple codicia”.
Henderson demuestra que los crecimientos económicos e institucional están inseparablemente vinculados al crecimiento tecnológico. Señala que la conciencia masculina que domina nuestra cultura ha fructificado en cierta tecnología “machista”, con predilección por el control y la manipulación en lugar de la cooperación, auto-afirmativa en lugar de integradora, idónea para una dirección centralizada, y no para aplicaciones regionales y locales a cargo de individuos y pequeños grupos.
Henderson y la cultura de la era solar: en esta nueva era que anuncia, incluye el movimiento ecológico, el movimiento feminista y el movimiento pacifista; los numerosos movimientos populares inspirados en temas sociales y ambientales; las contra-economías emergentes basadas en la descentralización y en los estilos de vida ecológicamente armoniosos; “y todo aquello en los que la economía corporativa no funciona”.
4. Henderson y la perspectiva ecologista. (FC:SI, 295-96)
Capra: Comprendí que el concienciamiento ecológico es espiritual en su propia esencia y me convencí de que la ecología, basada en este concienciamiento espiritual, podría convertirse perfectamente en nuestro equivalente occidental de las tradiciones místicas orientales. A continuación descubrí los importantes vínculos entre la ecología y el feminismo, y la existencia del movimiento eco-feminista emergente.
Capra llegó al convencimiento de que el diseño de un marco ecológico sólido para nuestras economías, tecnologías y políticas era una de las misiones más urgentes de nuestra época.
El autor empezó a discernir diferencias importantes entre “ecológico” y “holista”, segundo término frecuentemente utilizado en conexión con el nuevo paradigma.
Capra y el enfoque holista: una percepción holista significa simplemente que el objeto o fenómeno considerado se percibe como un todo integrado, una Gestalt global, en lugar de reducirlo a la mera suma de sus partes. Esta percepción se puede aplicar a cualquier cosa.
Capra y el enfoque ecológico: Se ocupa de cierto tipo de conjuntos: organismos o sistemas vivos. Por consiguiente, en un paradigma ecológico el mayor énfasis se coloca en la vida, en el mundo vivo al que pertenecemos y del que nuestras vidas dependen.
Capra y el enfoque ecológico de la economía: Tiene que comprender cómo están inmersas las actividades económicas en el proceso cíclico de la naturaleza y en el sistema de valores de determinada cultura.
5. Locke, Newton y la economía (FC:SI, 300-30)
Se le ocurrió la idea de que los precios los determinan objetivamente la oferta y la demanda. Esta ley de la oferta y la demanda, según Henderson, había sido elevada a una categoría idéntica a la de las leyes de la mecánica newtoniana. Esto ilustra a la perfección el sabor newtoniano de la economía.
La interpretación de curvas de oferta y demanda, que figura en todos los textos de economía elemental, se basa en el supuesto de que todos los participantes en determinado mercado “gravitarán” automáticamente y sin “fricción” alguna hacia el precio de “equilibrio” determinado por el punto de intersección de ambas curvas. La estrecha correspondencia con la física newtoniana es perfectamente evidente.
La ley de la oferta y la demanda encajaba también perfectamente con la nueva matemática de Newton: el cálculo diferencial.
Henderson: La economía se ocupaba de las continuas variaciones de pequeñísimas cantidades, que dicha técnica matemática describía con gran eficacia. Con ello pretendieron transformar la economía en una ciencia exacta.
Henderson: El problema era y sigue siendo que las variables utilizadas en esos modelos matemáticos no pueden ser rigurosamente cuantificados, sino que se definen a partir de supuestos que a menudo convierten los modelos en algo bastante irreal.

6. Marx y la economía (FC:SI, 302-303)
Marx: Su visión sobre los fenómenos sociales le había permitido trascender el marco cartesiano. Presentó cada etapa de la evolución del pensamiento económico en su contexto cultural más amplio, y relacionó cada nueva idea con su crítica de la práctica actual de la economía.
Henderson sobre Marx: Al igual que la mayoría de los pensadores del siglo diecinueve, estaba muy preocupado por aparecer como científico, y a menudo intento formular sus teorías en lenguaje cartesiano.
Henderson: La amplia visión de Marx sobre los fenómenos sociales le había permitido trascender el marco cartesiano de un modo significativo. En lugar de adoptar la posición clásica de observador objetivo, subrayaba fervientemente su papel como participante, afirmando que su análisis social era inseparable de la crítica social.
Marx tenía también una comprensión profunda de la interrelación de todos los fenómenos, con una visión de la sociedad como conjunto orgánico, en el que tanta importancia tenía la ideología como la tecnología.
Marx hizo hincapié en la importancia de la naturaleza en el tejido social y económico a lo largo de su obra.
Henderson sobre Marx y la ecología: “Hay que reconocer que la ecología no era un tema fundamental en su época. La destrucción del medio ambiente no era un problema acuciante y por ello no cabe esperar que a Marx le preocupara en exceso. Pero era indudablemente consciente del impacto ecológico de la economía capitalista”
Henderson, economía, inflación y Keynes: (FC:SI, 305-309)
Doblegó los denominados métodos de valoración libre de los economistas neoclásicos a fin de permitir las intervenciones gubernamentales deliberadamente.
Keynes desplazó su enfoque, del micro nivel al macro nivel, a variables económicas como los ingresos nacionales, el volumen total de empleo, etc.
A que eran susceptibles de cambios a corto plazo, sobre los que se podía influir con una política adecuada. Al establecer relaciones simplificadas entre dichas variables, logró demostrar que eran susceptibles de cambios a corto plazo, sobre los que se podía influir con una política adecuada.
La mayoría de los economistas actuales, procuran “sintonizar” la economía con la aplicación de remedios keynesianos como la acuñación de monedas, el incremento o la reducción de la tasa de interés, el aumento o la disminución de los impuestos, etc.
El pensamiento económico actual es eminentemente esquizofrénico. Han llegado casi a invertir por completo la teoría clásica.
Los métodos keynesianos no parecen funcionar satisfactoriamente, porque esos métodos ignoran la estructura detallada de la economía y la naturaleza cualitativa de sus problemas.
Henderson: El modelo keynesiano se concentra en la economía doméstica, disociándola de la red económica global y prescindiendo de los convenios internacionales. Desestima el preponderante poder político de las corporaciones multinacionales, hace caso omiso de las condiciones políticas, e ignora los costes sociales y ambientales de las actividades económicas. .
Henderson: La inflación es simplemente la suma de todas las variables que los economistas excluyen de sus modelos. Todas esas variables sociales, psicológicas y económicas vuelven ahora para atormentarnos.
Henderson: La inflación no obedecía a una sola causa, sino que cabía identificar varias fuentes principales, todas las cuales incluían variables excluidas de los modelos económicos vigentes.
La primera fuente está relacionada con el hecho de que la riqueza se basa en los recursos naturales y en la energía. Con el declive de la fuente básica, las materias primas y la energía deben extraerse de reservas más degradas e inaccesibles y, por consiguiente, cada vez es mayor el capital necesario para su extracción.
La dependencia excesiva de la energía y de los recursos naturales por parte de nuestra economía se pone de manifiesto en el hecho de que sea de capital intensivo, y no de mano de obra intensiva.
El capital representa un potencial laboral, extraído de la anterior explotación de recursos naturales. Con la disminución de dichos recursos, el capital se convierte a su vez en un recurso escaso.
Existe una fuerte tendencia a sustituir mano de obra por capital. El sector financiero, con su limitada visión de la productividad aspiran a lograr concesiones tributarias para realizar inversiones de capital, la mayoría de las cuales reducen el empleo mediante la automatización.
Tanto el capital como la mano de obra generan riqueza, pero una economía de capital intensivo lo es también de energía y recursos naturales intensivos y, por consiguiente, altamente inflacionista.
Una economía de capital intensivo genera inflación y desempleo.
La dependencia excesiva de la energía y de los recursos naturales, así como una inversión excesiva en capital en lugar de mano de obra, son inflacionistas y provocan un desempleo masivo.
La segunda causa principal de la inflación es el incremento permanente de los costes sociales, generado por un crecimiento ilimitado
Al tratar de aumentar al máximo sus beneficios, los individuos, las empresas y las instituciones procuran “exteriorizar” todos los costes sociales y ambientales. Esto significa que excluyen los mencionados costes de sus propios libros para endosárselos a los demás y los hacen circular por el sistema hasta cargárselos al medio ambiente y a las futuras generaciones. Otra causa del incremento de los costes sociales, es la complejidad creciente de nuestros sistemas industriales y tecnológicos.

Jaime Yanes Guzman
[email protected]
Sin comentarios

Publicar comentario